APRENDIZAJE DE COMPETENCIAS A TRAVÉS DEL CINE


CinemaParadiso2

Cinema Taller hace parte de nuestro portafolio de servicios para el desarrollo del talento humano que integra la magia del cine al proceso de desarrollo de competencias y constituye una alternativa entretenida y poderosa que interviene de manera positiva en la reflexión y aprendizaje acerca de los procesos y temas clave en las organizaciones.

El cine, a pesar de su dimensión lúdica tiene un matiz altamente formativo, puesto que trasmite valores culturales y sociales.

El proceso de aprendizaje suele ser asociativo, es decir se asocian las ideas, pensamientos, palabras, sensaciones, sentimientos y se entre mezclan unas con otras aclarándose los conceptos e ideas. En éste contexto, el cine como modelo de aprendizaje tiene un altísimo valor educativo puesto que se recrean ideas, conceptos, imágenes, música, fotografía, vestuario, ambientación etc..que son recreadas artísticamente para facilitar la intensión con que se quiere contar un historia y el mensaje que se quiere transmitir.

La calidad en el aprendizaje está directamente relacionado con la curiosidad de quien aprende, desarrollar esa curiosidad es el eje  básico para empezar a hablar de aprendizaje de calidad, y en éste sentido, la mayoría de nosotros (desafortunadamente) no contamos con maestros ni escuelas que fomentara en nosotros la curiosidad, todo lo contrario, mil fórmulas matemáticas, dos mil fórmulas químicas etc…que tuvimos que aprender de memoria, y eso, para pasar raspando los años escolares. Sin embargo cuando vamos al cine, o ponemos un película en casa toda nuestra atención está centrada en lo que ocurre, hay expectación y se genera un conexión neuronal de todos los sentidos que allí participan, vista, olfato, gusto, oído, tacto, como una experiencia sensorial a la vez que literaria.

La experiencia en la utilización del material audiovisual para la generación de aprendizajes se sustenta en la aplicación de una didáctica reflexiva y transversal, utilizando al Cine como vehículo motivador y de referencia concreta con el fin de producir en los asistentes instancias de descubrimiento, sensiblización, crítica, ideologización e indagación de nuestra realidad humana. Entendiendo el cine como un espejo situacional podemos participar como observadores de procesos en los que día a día nos vemos involucrados, y puede aportar otras maneras de analizar éstos procesos e intentar la resolución por una vía que quizá no habíamos intentado hasta el momento.

A partir de la experiencia cinematográfica, los asistentes a un Cinema taller van a contar con dos rondas de conversación de una película codificada especialmente para tratar las competencias de interés planteadas, sea atención al cliente, orientación al servicio, liderazgo, manejo de las emociones, resiliencia, seguridad industrial, innovación entre otras, y en ese espacio de conversación es donde surge el verdadero aprendizaje colectivo. Allí cada uno de los asistentes pone de manifiesto, y comparte con los otros lo que entendió, cómo y por qué, desde la experiencia visual, musical e interpretativa del material audiovisual que haya visto  hasta la experiencia mental, sensitiva y personal de lo que haya interpretado, de las ideas que haya conectado y asociado a su estado actual. Como bien dice Doris Lessing: “Eso es el aprendizaje. Usted entiende algo de repente y entiende toda su vida pero de una forma nueva”.  

Por Diana Levy          

 

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *