NEUROMANAGEMENT. EMOCIONES EN EL CEREBRO DIRECTIVO


neuro-gerencia

La neurociencia es la frontera en la investigación del cerebro y la mente. El estudio del cerebro se está convirtiendo en la clave para comprender cómo percibimos y cómo interactuamos con el mundo exterior y, en particular, cómo la experiencia y la biología se influyen mutuamente.

En sus investigaciones, Humberto Maturana, Neurofisiólogo concluye que, después de una conversación, nuestra biología cambia. Los seres humanos existimos también en el flujo de nuestras emociones. Cuando distinguimos emociones en la vida diaria, distinguimos diferentes tipos de conductas relacionales, y al fluir de una emoción a otra, cambiamos de ciertas conductas a otras.

El neuromanagement, según Nestor Bairdot, se define como una disciplina que explora los mecanismos intelectuales y emocionales vinculados con la conducción y gestión organizacional mediante la aplicación de los nuevos conocimientos generados en el ámbito de las neurociencias. Apunta no sólo a mejorar la eficacia y eficiencia de los líderes y los integrantes de los equipos de trabajo, sino también, y fundamentalmente, al diseño de técnicas destinadas a potenciar el desempeño mediante el desarrollo de capacidades cerebrales.

Tenemos un planteamiento desde la biología del cerebro, que influye nuestra vida y todo lo que hacemos con ella, y la verdad es que no todo está exclusivamente relacionado con el conocimiento y razonamiento; hay algo más, y es ese algo más de que tiene que ver con las emociones y los sentimientos. 

Las emociones son elementos que afectan e influyen en el proceso de aprendizaje; consecuentemente, influyen en el proceso de toma de decisiones. De hecho, somos esencialmente “creadores de soluciones” para nuestra vida. Algunas veces somos creadores no-conscientes y otras veces semi-automática o plenamente conscientes. En cualquier caso, a la hora de aportar las soluciones, necesitamos de ese elemento que es parte de todo el proceso y que tiene que ver con la emoción y el sentimiento.

La disciplina del neuromanagement tiene aplicaciones en diferentes áreas de una organización, como por ejemplo:

1. En alta dirección: La meta es preparar el cerebro de los directivos, para que puedan operar a una velocidad acorde con la velocidad del cambio y, a su vez, para que promuevan el pensamiento interdependiente, potenciando ampliamente los resultados del trabajo en equipo, minimizando la posibilidad de pérdida del rumbo y la dispersión de esfuerzos.

2. En Recursos Humanos: Hoy es posible definir el perfil neurocognitivo necesario para cada puesto y evaluar a cada aspirante en sus fortalezas y debilidades con respecto a este, lo cual garantiza una mayor eficacia en la elección de un candidato. En el caso de las personas que ya trabajan en la organización, se implementan programas de entrenamiento cerebral que permiten desarrollar fácilmente las habilidades necesarias para la función que desempeñan.

3. En lo relativo a los procesos de implementación de cambios, el neuromanagement suministra un conjunto de técnicas para superar la resistencia, ya que los avances en neurociencia están encontrando las razones por las cuales aceptar el cambio es tan difícil, y ya hay varios descubrimientos clave sobre la naturaleza del cerebro y las maneras en que éste predispone a las personas a resistirse a ciertas formas de cambio y a aceptar otras. Empezar a comprender nuestro cerebro nos abre la posibilidad del entendimiento hacia nuestra propia naturaleza humana.  

Por Diana Levy

Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *